5 Mitos sobre la formación online

Hoy analizamos y desmontamos algunos mitos sobre la enseñanza online o a distancia

Desde hace años, los modelos de formación han ido adaptándose y cambiando en función de las necesidades y el estilo de vida de la población. Por ello, son muchos los centros de formación que ponen en marcha cursos online gratuitos para que cualquier persona pueda acceder a una buena formación, sea cual sea su situación personal.

Sin embargo, aún son muchos los que desconfían del e-learning y tienen ideas erróneas sobre sus ventajas y funcionamiento. Por ello, hoy te traemos este blog desmontando algunos de los grandes mitos:

  1. El alumno no tiene seguimiento de los profesores

    Muchas personas piensan que en la formación online están “solas ante el peligro”, pero lo cierto es que siempre dispondrán de un tutor que realizará un seguimiento personalizado. La única diferencia es la manera de comunicación con este, que pasa de ser presencial a digital.

    Gracias a ello, las tutorizaciones se convierten en algo rápido y fluido, existiendo además foros de debate o dudas en la propia plataforma o e-mail. De este modo, se tiene un trato mucho más personal y directo que en clases presenciales con un gran número de alumnos.

  2. Los contenidos son mejores en los cursos presencial

    Los contenidos de los cursos son exactamente iguales en formación presencial y online. La única diferencia es el ritmo de avance en ellos, pudiendo organizar tú mejor tu tiempo y dedicándole las horas que consideres al día.

  3. La calidad de los cursos online es inferior a la de los presenciales

    Para que pueda dar inicio un curso online, este debe pasar por un proceso de calidad, teniendo que cumplir una serie de obligaciones y criterios imprescindibles. El contenido de los cursos debe ser seleccionado y aprobado, y todos los tutores pasan por un proceso de selección en función de la temática y necesidades de cada curso.

    La formación online no es ni mejor ni peor que la formación presencial, es simplemente diferente.

  4. La formación online es más fácil

    Otro de los grandes mitos de la teleformación, es considerar que no tiene grado de dificultad. Todo dependerá del curso seleccionado, su duración, temario y la familiarización que tenga el alumnos con el tema.

    Para realizar satisfactoriamente la formación y obtener tu certificado, deberás realizar test continuos sobre las lecciones del temario, realizar trabajos de investigación, realizar evaluaciones… Que puedas organizarte mejor, no significa que no tengas que dedicarle tiempo.

  5. En la formación online es más difícil organizarse

    La teleformación te ofrece la posibilidad no solo de formarte cuándo y dónde quieras, sino que permite compatibilizarlo con tu vida laboral o personal. Permite adaptarse a las características y circunstancias de cada persona.

    Al no tener un horario establecido, ni perder tiempo en desplazarte al centro formativo, puedes utilizar ese tiempo para organizarte de la mejor manera. Además, los tutores te servirán de guía y podrán aconsejarte, según tus circunstancia, de la mejor manera posible.

    Puedes echarle un vistazo a nuestro anterior artículo para saber más consejos sobre organización y concentración en la formación online.

Como ves, los tiempos cambian y las modalidades también, pero la calidad y el nivel de implicación en la formación online y presencial es la misma. Recuerda que el mero hecho de asistir a una clase, no significa que el curso va a ser bueno y de calidad.

Tras este artículo, ¿sigues pensando que la calidad de una formación depende de su modalidad?